viernes, 26 de mayo de 2017

Notas



Escribe rectifica borra tacha y luego tira...hojas llenas de ideas que no se llevan a cabo, palabras que escapan sin remedio.

Busca en los rincones donde siempre encontraba inspiración y de momento esta parece asomada tras la puerta como aquella niña que vergonzosa y asustada teme que alguien la vea.

Sabe que todo llega y no tiene prisa, todo es cuestión de confianza. Después tan sólo debe dejarse llevar y mecerse como las hojas a merced del viento.

FG

jueves, 25 de mayo de 2017

Formas


Mantiene las formas, sonríe, charla y hace vida social, cada vez menos pero de forma discreta. No quiere que nadie la note distante, ni triste, ni tan siquiera silenciosa, sin embargo ella se siente distinta, ya no es la misma de antes.

Sale de vez en cuando, también con menos asiduidad de la que acostumbraba, no lo precisa porque donde mejor se siente es entre las cuatro paredes de su casa. Por ahora todavía le gusta estar ahí, se siente segura y protegida pero sabe que quizás un día también esa situación cambie y entonces...

Por el momento no piensa en ello, sigue con su rutina y con sus cosas, el futuro ya llegará y cuando ello suceda seguramente encontrará la forma de continuar.

FG

lunes, 22 de mayo de 2017

De imprevisto


Se coló sin avisar, no llamó ni al timbre, ni cruzó palabra, tan sólo pasó ante mis ojos y ahí estaba de nuevo, como si nada, como si hubiera sido ayer mismo y el tiempo no hubiera transcurrido. 

De nada sirve preguntarse al respecto de las cosas, estas pasan porque suponemos que así debe ser, y de haber sido de otra forma nunca sabremos en qué lugar de este camino llamado vida nos encontraríamos, tal vez en el mismo, o quizás al otro lado del mundo, en realidad poco importa mientras sencillamente estemos y sepamos dónde queremos estar.

No, no llamó a la puerta, sin más me tomó de la cintura y me invitó a bailar, sin palabras, sin pedir mi permiso porque sabía a ciencia cierta que no le hacía ni puñetera falta por que yo bailaría con él, y miraría en el fondo de sus ojos, y sabría lo que no hacía falta saber por que aun sin diálogos siempre seríamos capaces de entendernos. Cada uno por su lado nos sentábamos en el porche del jardín a leer páginas ya escritas y a imaginar aquellas que todavía quedaban por escribir, por eso hoy y ahora importa que la puerta se abrió de nuevo de par en par, y no se coló sino que fui yo quien lo dejé pasar.

Y es que el amor cuando llega, se cuela sin avisar.

FG